Páginas vistas en total

viernes, 23 de abril de 2010

I CONCURSO DE MICRORRELATOS

Estos son los microrrelatos ganadores del I Concurso organizado por el departamento de Lengua castellana. Los profesores queremos daros las gracias a todos los alumnos que habéis participado y animaros a que sigáis escribiendo, imaginando, soñando, viviendo...


PLANTEAR, REVISAR Y LUEGO HABLAR

- Queridos espectadores, ahora mismo les deleitaremos con la sorprendente visita de un prestigioso mago-filósofo llamado Ben Morgenstern... -dijo el presentador del programa Caídos del cielo.
Entonces apareció dicho hombre.
- Señores y señoras, sería un placer conversar con ustedes de un curioso e intrigante tema: ¿se han parado alguna vez a pensar en que nuestras típicas reacciones ante un caso cualquiera puede que estén predichas por el destino? Hagamos una demostración: a ese hombre que está durmiendo en su butaca le llamarán por teléfono en 3, 2, 1... ("¡Ring!"); a la chica del móvil rosa su novio le mandará un mensaje rompiendo con ella... ("¡Buah! ¡Buah!"); y, finalmente... el acomodador se caerá encima de esa señora mayor en cuanto se tropiece con el largo vestido de esa mujer... ("¡Aaaaah!"), ("Uy... ¿ya me he muerto?").
- ¡Pero, señor...! Es imposible que prediga el tiempo -dijo una joven del público-. ¡Usted lo único que ha hecho ha sido contratar actores!
- Oh, una muchacha que se atreve a desafiarme... No me gusta ser grosero con la gente, pero eres un poco incrédula porque no has pensado en si yo habría predicho esta situación, por eso me he tomado la libertad de llamar a tus padres para avisarles de que estás aquí en vez de estar estudiando con una amiga y antes de que se me olvide: predigo una cosa muy importante, la mejor, predigo que esta historia se acabará en 3, 2, 1... FIN.

ANA Mª MUÑOZ MATEO (1º ESO B)



MICRORRELATO

Walter se despertó, era un sueño, fue al baño, no estaba en su casa, se extrañó, le dio de comer al perro, se fue a trabajar, no estaba en su barrio, se extrañó, cogió la moto, huyó de los hombres que le perseguían, tropezó...
Walter se despertó, era un sueño, fue al baño, no estaba en su casa, se extrañó, le dio de comer al perro, se fue a trabajar, no estaba en su barrio, se extrañó, cogió la moto, huyó de los hombres que le perseguían, tropezó, casi le matan, más tarde le llevaron al hospital y le anestesiaron...
Walter se despertó, era un sueño, fue al baño, no estaba en su casa...

HÉCTOR SIGNES VILLALBA (2º ESO A)




Esta mañana me desperté entre los intensos ruidos de los disparos y las explosiones. Me alegraba de seguir vivo y me sentía hasta privilegiado por ello. Como de normal, desayuné un trozo de pan, alguna galleta y leche, ya que era lo único que nos podían ofrecer en tiempos de guerra. Rápidamente me vestí con el uniforme y la indumentaria necesaria y fui a recoger el armamento. Ese día a mi grupo nos tocaba defender desde unos edificios en ruinas. Los enemigos cada vez se acercaban más hacia donde nos encontramos nosotros, pero todavía no los podíamos ver con claridad. Hasta que vi a uno por la mirilla y disparé. Sólo hizo falta una bala para que el cuerpo se desplomase sin vida. Acabó la ofensiva y bajamos para reconocer los cuerpos. Vi el cuerpo al que había alcanzado. Me acerqué hacia él y le di la vuelta: era un chaval de no más de 14 años. Otra vez metidos en la misma mierda de siempre.

ADRIÁN ABARCA (3º ESO L)




LA LLAMADA

Sara Pokerflue acababa de llegar a su casa tras una larga jornada de trabajo. No hacía ni tres minutos le habían dado la triste noticia sobre su hermano: el pobre muchacho había desaparecido.
Sara fue fuerte y siguió con su vida. Le pasó tan deprisa el tiempo que, cuando quiso darse cuenta, ya tenía cuarenta y seis años.
Un día, mientras realizaba su tarea habitual en comisaría, la llamaron al móvil. No se sabe por qué, pero Sara se quedó mirando el móvil como si fuera un monstruo. Tuvo un presentimiento. Al final se dignó a contestar:
- ¿Sí, dígame? Sí, soy yo, ¿con quién hablo?...
Once minutos hablando por el móvil. Tras ese tiempo, Sara se metió en su coche dispuesta a desaparecer. Dejó atrás su trabajo, su perro, su casa, su calle, su barrio, su ciudad, su provincia, su comunidad autónoma, su país, su continente, su mundo, su vida...

MARCOS IGUAL MOSCARDÓ (3º ESO B)



OCULTA

Ella lo mira de reojo como quien no quiere la cosa, sonríe amargamente y finge, porque fingir es su sino, porque dar golpecitos con el boli es lo único capaz de hacer en ese momento, porque si lo mira un poco más, estallará en mil trocitos y veinte personas la verán llorar como a una descosida. Cinco la consolarán y él no estará entre ellos.

ARIADNA BLASCO (2º BACHILLERATO B)