Páginas vistas en total

miércoles, 27 de enero de 2010


FANFIC



"Fanfic" es una de esas palabras que aparecen en internet para bautizar nuevas tendencias, modas, filias y fobias. Se trata de un acrónimo de "fan" y "fiction" con el que se refiere a un tipo de actividad literaria muy concreta: la creación de textos a partir de otros de los que se toman los personajes y las circunstancias contextuales. En realidad no es algo original, ya que es el mismo procedimiento que ha llevado a cristalizar en un género novelesco la admiración que algunos autores sintieron por una determinada obra. Pensad, por ejemplo, lo que ocurrió con el "Lazarillo" y con todas las que vinieron después. Otros ejemplos: la novela de caballerías, la novela pastoril, la Biblia -seguramente la mayor fuente de "fanfics" de la historia-, la Odisea... Sin embargo hay un matiz muy importante en el fenómeno "fanfic" y es su carácter fragmentario. La mayor parte de los fanfics amplian episodios de novelas, asumiendo por entero el mundo narrativo creado por el autor de la novela original. A veces la fidelidad es tanta, que lo que interesa es llenar el hueco dejado por una elipsis. Aquí, curiosamente, el escritor de fanfics está desempeñando el mismo papel que Alejandro Dumas padre concedía a los "negros" que le trabajaban sus novelones. Pero sin cobrar, porque la veneración hacia el modelo compensa y, al mismo tiempo, justifica ese ejercicio literario. De ahí que las novelas que más fanfics generen sean novelas de culto: las de Harry Potter y las de la saga de "Crepúsculo". No es una casualidad que sean obras destinadas a un público juvenil. Vuelvo a los referentes históricos del fenómeno: durante la Edad Media corría de mano en mano bajo los pupitres de las aulas una novelita de un enamorado no correspondido quien, gracias a las artes de una alcahueta, engaña y abusa de una joven. ¿Os suena? Pues claro: ahí está el germen de "La Celestina". Los alumnos del siglo XV se pasaban esa historieta, escrita en latín, y competían entre ellos por ver quién recreaba su intriga con mayor ingenio y procacidad. El título del original era "Pamphilus de amore". Fue famosísimo, aunque hoy ya sólo nos acordemos de él los profesores y gente rara. Lo bueno del caso es que Fernando de Rojas estaba en sus primeros años de universitario cuando escribió su Tragicomedia; es decir que tenía poco más o menos la misma edad que tiene la mayoría de autores de "fanfic" hoy. Es más, como ya sabréis por las clases de literatura, aquél dice que no es el autor del primer acto, que se lo encontró, lo leyó, le gustó y lo continuó. Puro "fanfic, vaya. Yo, particularmente, no me lo creo; me parece más bien una excusa para quitarse la responsabilidad de su obra por si las moscas -es decir, por si la Inquisición-, pero tranquilos que no me enrollo. A lo que íbamos. He leído los "fanfics" que han escrito mis alumnos a partir de los textos que les propuse, y muchos son estupendos y revelan mucho talento (otros, al contrario, rebelan con "b" el talento de cualquiera). Por supuesto no se trata de descubrir aquí a modernos Fernandos de Rojas, lo interesante es aprovechar esa tendencia creativa y fomentarla para combatir esa otra tendencia que ha convertido la escritura en algo residual. Ahora bien, en esta conversión del "fanfic" en actividad didáctica se corre el riesgo de perder una de sus características primeras: la admiración como punto de partida. El reto para los profesores será entonces convertirla en punto de llegada. En próximas entradas, si me autorizan los alumnos, publicaré aquí algunos de sus "fanfics" y seguiré hablando del tema. Ahora suena el timbre y hay que irse a clase.

Ricardo Signes

6 comentarios:

  1. Yo durante una temporada me volví bastante aficionada a los Fanfic, tanto a leerlos como a escribirlos. Fué justo después de leer Crepúsculo y la verdad es que recibí buenas criticas de mis historias paralelas, aunque no es nada difícil escribir como Stephy Mayer...

    Saludo, Ari.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo en que el fenómeno fan fic es en realidad tan antiguo como la propia literatura. No sabía lo del Pamphilus de Amore, jaja. El fan fic moderno, sin embargo, nació a raíz de las obras de Sherlock Holmes y se consolidó a partir de Star Trek.

    Yo a veces creo que uno de los impulsos básicos que nos impulsan a escribir fics en la insatisfacción. Puede ser, como tú comentas, insatisfacción porque el autor/a se ha saltado una escena o no ha tratado un asunto que nos interesaba ver. Entonces lo rellenamos con un fic. Podemos sentir insatisfacción con la trama, que no avanza en la dirección que deseamos, y entonces escribimos nuestra propia versión de los hechos. Hay muchos fics que no se limitan a rellenar, son aventuras por sí solas.

    Y por supuestísimo, puede ser también insatisfacción porque no estamos de acuerdo con los emparejamientos del canon: quizás el autor/a ha emparejado a X con Y cuando nosotros (debería usar el femenino, este es un movimiento mayoritariamente femenino, aunque haberlos haylos) queríamos a X con Z. Las mayores guerras en el fandom se producen por las llamadas ship wars o guerras de parejas, cuando por ejemplo las defensoras de Bella/Edward se pelean a muerte con las defensoras de Bella/Jacob. Cuando entras en un fandom nuevo, prácticamente te defines por la pareja que apoyas (o shippeas, los anglicismos y los préstamos japoneses están a la orden del día y al principio uno puede perderse con tantas siglas y tantas palabras raras).

    Y desde luego la insatisfacción cruda y desnuda del fan "quiero más, quiero más, quiero más".

    Y vanidad, por supuesto. Es fácil recibir comentarios diciéndote lo bien que escribes... ¿y a quién no le gusta escuchar eso? No hay que subestimar ese impulso, que hay gente que plagia fics de otras autoras con tal de conseguir esos segundos de fama (fama que se vuelve infamia rápidamente, porque es uno de los pocos grandes pecados del fandom y la infractora es pillada en cuestión de días, a veces horas).

    Pero no sé, quizás después de todo no sea más que un juego. Queremos a los personajes y nos gusta jugar con ellos. O por algún motivo te sirven de inspiración para tratar un montón de asuntos a través de ellos. Eso de "cada escritor (o cada ficker) es un mundo" puede sonar a cliché, pero también tiene su parte de verdad.

    En fin, de este tema podría escribir así como veinte folios, así que mejor paro ya XD

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Qué lindo!!!! Amo los fanfics y leí de este comentario en un blog de una alumna tuya. La verdad que son una cosa rara, dificil de explicar y que tenes que aprender a leer, pero una vez que lo captás (quizás no sucede nunca), como dicen en Fanfiction.net: liberá tu imaginación. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Me encanta esta entrada que usted hace en referencia de los fanfic (fic como los llamamos los que estamos en el mundillo para abreviar).
    Yo llevo mucho tiempo leyendo y escribiendo fics, desde los 14, aunque ahora que tengo 21 me dedico sobretodo a leer.

    Me parece estupendo que haya profesores que conozcan este, digamos, movimiento que se ha difundido tanto en la red. Y que tiene tantos seguidores. Creo que es una nueva forma de introducir a los jóvenes en la lectura.

    ¡Ojalá hubiese tenido un profesor que supiese de fanfics!

    En fin, saludos,

    Amparo

    ResponderEliminar
  5. Muchísmas gracias por vuestros comentarios, y especialmente a Helenadax, que me descubre algunos aspectos del fenómeno fanfic que desconocía por completo. La verdad es que la complejidad del fanfic es apasionante y encierra en sí una insatisfación -como dice Helenadax- que a mi modo de ver alberga un germen de rebeldía potentísimo que puede condicionar de manera radical toda la literatura que viene. En la próxima entrada abundaré en esa alternativa tan poderosa que es el fanfic desde mi perspectiva de espectador -lector- perplejo.

    ResponderEliminar
  6. Jejeje, bueno, navegando por la red me encuentro con este post y decidí poner algo. Bueno, tengo 13 años y soy una fanática de los fanfics, leo todo lo que puedo diariamente y he llegado hasta el punto de pasarlos como archivos txt a mi MP4 o incluso a mi NDS con la R4 para leerlos en cuqlueir parte y no me acusen de viciosa por estar en la PC tanto rato. Creo que debo decir que soy más que todo fan del Yaoi y por ello conocí los fanfics. Al principio leía algunos de Gravitation, pero ésta ya era una serie Yaoi, por lo que no me interesó tanto, luego otros de Sakura CC y Get Backers. Luego me llegó el fanatismo Sasunaru y dediqué todo mi interés a la sección de Naruto. Poco tiempo después, cuando el libro 6 de Harry Potter recién había salido y mi madre nos compró un ejemplar a mi hermana y a mí, pues la mente se me llenó de Slash y desde ese momento, hasta hoy, se ha cnvertido en mi tema favorito. Aunque de por sí bastante gente me diga rara por andar por ahí leyendo en cualquier parte un buen fanfic, por mí que les den, pues me encanta sumergirme en ellos. Me encantan las críticas, evaluar la forma de redactar de un(a) autor(a), la forma de ponerse en el lugar de un personaje y colocar cosas que si podrían suceder a corde a su verdadera personalidad, la capacidad de ingeniar nuevas cosas y de hacer que los lectores se adentren a las historias. Aunque he tenido muchas ideas de fanfics en mente e incluso ya he avanzado bastantes, llega siempre un momento en el que me atasco y no las continúo porque siento que no soy lo suficientemente buena para mostrarle algo mío a los demás. Ojalá un día me anime, también tengo muchas ideas de libros (no todos son de Yaoi, claro) que me gustaría compartir con alguien a quien concidere de verdad capaz de redactar la historia completa. Bueno, creo que ya he escrito demasiado, hace mucho que no tecleaba tan rápido, es como me sintiera algo de inspiración. Disculpen mi mala redacción en cualquier caso y gracias por tomarse el tiempo de leer el post de una niña inspirada.
    PD: No soy rara, sólo de edición limitada xD!!!

    ResponderEliminar